Mejores lámparas y luces LED para bicicleta de niños

luces led bicicletas niños-minMejores lámparas y luces LED para bicicleta de niños

La utilización de luces en el ciclismo es algo imprescindible en lo que a seguridad refiere. Independientemente del circuito, siempre que te encuentres con situaciones de escasa visibilidad la iluminación será un elemento clave que cuidará de nosotros.

Como adulto responsable tienes la responsabilidad de evitar que el niño o adolescente utilice su bici en situaciones de escasa visibilidad. Igualmente puede ocurrir que por algún motivo de fuerza mayor el menor tiene que desplazarse contigo en estas condiciones. En este caso las mejores luces para bicicletas de niños deben reunir una serie de características.

Una bicicleta debe contar con lámparas delanteras y traseras. Como el objetivo es garantizar que el ciclista sea siempre visible ante los ojos de los demás, las luces deben ser de excelente calidad. Acude a una tienda de ciclismo para obtener la más adecuada para ti.

Tienes que saber que las lámparas deben ser fáciles de montar y desmontar, resistir el polvo y agua, iluminar mediante tecnología LED y poseer baterías recargables. De esta forma te asegurarás que tus lámparas funcionarán en cualquier condición y que en caso de agotarse la batería fácilmente la puedes recargar.

¿Cómo escoger una luz para bicicleta?

Los elementos mencionados en el apartado anterior se refieren a la calidad del producto. Ahora nos tenemos que ocupar del rendimiento de la luz en sí misma.

Lo primero que debes analizar es la potencia de iluminación. Se utilizan los lumens como medida de la cantidad de luz visible emanada por el dispositivo. La potencia necesaria varía en función del trazado. En la ciudad se recomienda 200 lumens y en los trayectos con poca iluminación la potencia recomendada es 600 lumens. En caso de tener que transitar por un camino completamente oscuro, la cantidad ideal de luz a emanar asciende a 1000 lumens.

Luego de definir la potencia, un aspecto igual de importante es la amplitud de iluminación. En ambientes urbanos bien iluminados se recomienda utilizar una amplitud estrecha, porque lo que buscamos es ser detectado por los transeúntes. En caminos con escasa visibilidad debes optar por un haz de luz amplio, el cual te permitirá anticipar los posibles obstáculos que presente el camino.

La montura es otro aspecto clave a tener en cuenta. Con esto nos referimos a que el artefacto sea fácil y rápido de montar y desmontar. En el mercado encontrarás luces que se sujetan con tornillos y abrazaderas de chapa, como también otros dispositivos que utilizan una abrazadera de silicona.

El botón de encendido y apagado debe ser sencillo de utilizar, al igual que los comandos para cambiar la intensidad de iluminación. Su practicidad se traduce en seguridad al momento de montar la bicicleta. El funcionamiento correcto de este botón evitará que la lámpara se encienda de forma accidental quedándose sin batería.

El último aspecto que debes considerar es la iluminación lateral de la bicicleta. Esto lo puedes solucionar añadiendo una lámpara LED fija en cada rueda. Las mismas serán útiles para alertar a las personas que no se encuentren delante de ti.

Deja un comentario